martes, 16 de enero de 2018

COLABORACIÓN: Aída Martha Castelan: LA GRAN MURALLA CHINA

POEMA: Susana Mrita Piñeiro de Valli ( Neuquén) ENEMIGO

ENEMIGO

¿Por qué el corazón humano se endurece y se hace malo
llegando hasta cometer acciones tan deplorables
contra aquéllos que como él, comparten su mismo viaje?
¿Por qué llega a lastimar y hacer lo que nunca quiso
destruyéndose a sí mismo, sembrando el odio en su obrar?
Yo creo que es sólo el Miedo, el sentirse amenazado
de perder lo que posee o su misma integridad.
Es el miedo su enemigo que no lo deja pensar,
miedo a sentirse obligado a hacer algo que no quiere,
a perder seguridades y su gran comodidad.

Miedo a asumir compromisos con el mundo en el que vive
a servir con gran esfuerzo y sufrir una vez más...
sólo miedos, tantos miedos que nos hacen ver fantasmas
y enemigos tenebrosos aunque nada sea real.
Ese miedo visceral que muerde nuestras entrañas
cegando nuestros sentidos y haciéndonos tanto mal.
¡Quita Señor esa venda que nos cubre la Verdad
y háznos experimentar que somos una Unidad,
ese Todo que se cae y se vuelve a levantar
por alcanzar su destino de Luz, Amor y Hermandad!


Susana Mirta Piñeiro de Valli
Plottier (Prov. del Neuquén)
 
Nos hace falta renovar nuetro corazón querida amiga. Mil gracias por todo.

lunes, 15 de enero de 2018

COLABORACIÓN: Aída Martha Castelan. EL NAZARENO NEGRO

POEMA: Elsa Lorences de Llaneza. NUESTRA VEJEZ

                                      NUESTRA VEJEZ
Para mi esposo Manuel


A la mesa nos sentamos
y yo me puse a observarlo.
Las canas de su cabello
todo lo habían tomado.
Las ojeras de sus ojos
demostraban su cansancio.
Su espalda un poco combada
por el peso de los años,
los disgustos y las pérdidas
que nos habían tocado.
De pronto sentí su mano
que a la mía se tomaba
y sus ojos en mis ojos
que con amor se clavaban,
mientras las bocas clamaban
las dos al mismo momento:
“Estamos viejos mi amor”.
Y allí se hizo silencio.
Luego tú bajito y triste
me dijiste:
Ahora vendrán años duros,
peores a los vividos,
pues no tenemos salud,
ni fuerzas, ni tan siquiera
un porvenir venturoso
que en las malas nos mantenga.
 Quién sabe cuanto nos queda
para estar en esta tierra.
Volví a mirarte a los ojos
y el cansancio de primera
había acentuado más
el brillo de tus ojeras.
La realidad era cruda
pero no me quedé en ella
y sonriéndote dije:
Mira amor, no te preocupes
que sea lo que Dios quiera.

Elsa Lorences de Llaneza

Del libro: Poemas y Relatos de una vida intensa

NOTICIA AICA. FRANCISCO SOBREVOLARÁ LA ARGENTINA

Francisco sobrevolará la Argentina y enviará un mensaje “importante” a sus compatriotas
Jueves 11 Ene 2018 | 12:27 pm
Ciudad del Vaticano (AICA): El papa Francisco enviará un mensaje ¨importante¨ al presidente Mauricio Macri y a sus compatriotas cuando sobrevuele la Argentina en viaje hacia Chile, donde hará una visita pastoral del 15 al 18 de enero. Durante su gira por el país trasandino, con el lema “Mi paz les doy”, pronunciará once discursos en tres ciudades: Santiago, Temuco e Iquique.

Perdón gente de AICA. Lamentablemente, para mí, el mensaje es absolutamente protocolar Elsa.

COLABORACIÓN: Bosquín Ortega. ENCUENTRO CON ÁNGELES

Numerosas personas de buena reputación han contado experiencias de ángeles con forma humana.
Que se les han aparecido con el mismo mensaje.
En la mayoría de los casos, los ángeles aparecieron para proporcionar ayuda en una situación angustiosa.
Sin embargo, varios de los incidentes, son particularmente interesantes porque contienen un mensaje sobre Cristo. 
Literalmente, la palabra “ángel” significa “mensajero”.
En cada caso, el ángel pronunció básicamente el mismo sorprendente anuncio, la pronta vuelta del Señor Jesucristo.
ENCUENTRO #1 
Ocurrió en el área de Atlanta, Georgia, en la I-285 cerca de la “Spaghetti Junction”.
Una señora pasa por una autoestopista, sin pensar en detenerse ante una persona parada allí.
Pero oyó una voz que decía: “recógelo”
Ella no se detuvo, sino que siguió adelante. 
Sin embargo, volvió a oír la voz: “Te dije que lo recogieras

Entonces ella se sintió obligada a volver.
Volvió a la autopista, por un camino de acceso.
Ella pensó que sería poco probable que la persona todavía estuviera allí, pero sí lo estaba, ella lo recogió. Se metió en el coche.
Charlaron durante unos momentos, y después de una breve pausa, el desconocido dijo: “¿Sabes que el Señor Jesucristo viene pronto?”.
Al oír esto, la mujer miró hacia el desconocido, pero él no estaba allí.
De repente inexplicablemente desapareció.
Ella estaba tan agitada que tuvo que salirse de la autopista.
Después de estar allí un par de minutos tratando de recuperar la compostura, un policía se detuvo detrás de ella.
Se bajó de su coche, se acercó a la ventana y le dijo: “Señora, ¿hay algún problema?”.
Ella respondió: Oficial, si le dijera lo que me ha pasado, no lo creería.”
El policía pidió que le dijera de todas maneras.
.
Ella describió lo que había sucedido.
.
Él respondió:
.
“Señora, normalmente yo hubiera creído que Ud. era una de las personas más increíbles que hubiera visto, pero usted es la séptima persona hoy que me da este mismo informe.”


ENCUENTRO #2 
Se llevó a cabo en Tennessee.
Sucedió justo después de la medianoche el 26 de marzo de 1993, a Vincent Tan, químico analítico que trabaja en Chattanooga.
En la noche del jueves 25 de marzo de 1993 Vincent estaba trabajando hasta tarde en el laboratorio para realizar las pruebas que debían presentar el viernes.
Durante la tarde movió su coche cerca de la puerta principal del edificio, ya que había habido recientemente actividad delictiva en la zona.
De vez en cuando miraba por la ventana hacia el aparcamiento casi vacío para ver su coche.
A las 1:30 am terminó el trabajo en su laboratorio.
Cuando se disponía a cerrar la puerta, vio a una persona de pie en el lado del pasajero de su coche.
Vincent asumió que el hombre estaba tratando de robar su coche.
Señaló que el desconocido era de mediana estatura con cabello cortado, limpio, tenía una camiseta, pantalones vaqueros y zapatillas de tenis blancas.
Inseguro de qué hacer, volvió a entrar en el laboratorio y oró: “Señor, ayúdame a hacer lo que tenga que hacer. ¿Tengo que usar chi-sao?”
Chi-sao  es una forma de arte marcial en el que Vincent es competente.
Para estar más seguro, miró alrededor del laboratorio y cogió una barra de metal de 18 pulgadas y sacó la cabeza por la puerta.
Él dijo: “Hola, ¿puedo ayudarle?”
El desconocido le respondió: “Hola, Vincent.”
Sorprendido, preguntó Vincent, ¿Te conozco?”
El desconocido le respondió: “En realidad no.”
“¿Cuál es tu nombre? ¿Quién eres tú?” Vincent preguntó.
El desconocido dijo: Tengo tu nombre de tu escuela primaria y secundaria.”
Y añadió: “Soy un amigo. No tienes que usar chi-sao o la varilla en mí.” 
Su voz tenía autoridad inusual, y parecía que sabía la pregunta antes de que se le hiciera.
Ahora Vincent estaba realmente asustado. 
Nadie, ni siquiera su mejor amigo en este país, estaba familiarizado con el chi-sao.
Y nadie siquiera sabía que él lo sabía.
Además, no había ninguna manera que el desconocido hubiera podido ver la barra detrás de la espalda.
Vincent luego se da cuenta que el desconocido había utilizado la terminología (“la escuela primaria y secundaria”) de Singapur y no de los EE.UU., y que el nombre de su escuela en Singapur era San Gabriel.
El desconocido le dijo que su nombre era Gabriel.
“¿Cómo sabes eso?” preguntó Vincent.
“Lo sé”, respondió el extraño.
“Por cierto, tu mamá está muy bien”.
Vincent se sobresaltó de nuevo. 
Apenas una semana antes, su hermana había llamado desde Singapur diciendo que su madre tuvo complicaciones del corazón y Vincent había estado muy preocupado por ella.
Gabriel continuó: “Tú amas mucho al Señor, ¿no?”
“Así es” respondió Vincent.
“Él te quiere mucho, también”, dijo Gabriel.
Luego agregó: “Él viene muy, muy pronto”.
.
Parecía hacer hincapié en “muy pronto”.


Vincent respondió: “Eso es genial”.
Gabriel  luego preguntó: “¿Puedo tener un vaso de agua?”
Vincent dijo: “Claro”, y volvió un momento para traer el agua..
Luego se decidió invitar al extranjero al interior para beber de la fuente de agua.
Se volvió a invitarle pero Gabriel no estaba allí.
De repente e inexplicablemente desapareció.
Vincent no había vuelto la cabeza durante más de tres segundos..
No había lugar donde el extraño podía haberse ido.
Desconcertado, y sin querer volver a entrar en el laboratorio, Vincent puso la varilla metálica atrás de la puerta principal y se dirigió a su casa en las afueras de Chattanooga.
Cuando regresó a trabajar más tarde esa mañana, se preguntó si había soñado toda la experiencia.
Como científico, él quería demostrar si realmente había sucedido.
Cuando llegó al edificio, se encontró con la barra de metal situada junto a la puerta justo donde la había dejado. Sabía que no había soñado.
Al entrar en el laboratorio, lo primero que hizo fue encerrarse en la sala de descanso y de rodillas dijo en oración. 
“Muéstrame qué hacer, Señor. Sé lo que recuerdo. Si se supone que debo compartirlo, tengo que creerlo”, declaró Vincent.
Luego se sentó en su computadora registró cada palabra que dijo y todo lo que había sucedido.
Esa noche, 26 de marzo de 1993, en un sueño Vincent revivió la experiencia, viéndose a sí mismo, palabra por palabra, escuchando toda la conversación.
Se despertó a las 3:30 am y escribió todas las palabras del sueño y la descripción del extranjero.
Lo que escribió en el sueño confirmó todos los detalles que había escrito antes.
Además, una semana después de la experiencia, se enteró de que su madre había recibido una cirugía y se había recuperado muy bien.
Y que la decisión médica sobre su condición se produjo una semana antes, aproximadamente a la misma hora en que estaba hablando con Gabriel.


ENCUENTRO #3: SEGUNDO DE VINCENT 
Vincent que ha tenido otro encuentro, esta vez con un ángel sin nombre, el jueves 23 de diciembre de 1993.
Al igual que el anterior, el siguiente es un registro exacto de lo que pasó y las palabras intercambiadas.
Hay dos eventos que tienen relación con este.
En primer lugar, en julio de 1993, Vincent tuvo un sueño. 
Se vio de pie en la puerta de una habitación grande.
Vio muchas velas, pero no todas ellas estaban encendidas. 
Se preguntó a sí mismo en el sueño por qué las velas apagadas.
Entonces oyó una voz triste detrás de él diciendo: “Si tan sólo todos ellas estuvieran iluminadas.” Se dio la vuelta, pero no vio a nadie.
Una semana más tarde, tuvo exactamente el mismo sueño.
Vincent compartió los sueños en su estudio de la Biblia y dijo que esperaba que algún día que el Señor le mostraría el significado de los sueños.
En segundo lugar, tres meses después, en octubre de 1993 un conductor varado saludó Vincent y le pidió que le ayudara a poner en marcha el coche. 
Vincent se detuvo, pero no tenía un cable.
Sin embargo, Vincent le preguntó al hombre si creía en Dios.
El hombre le preguntó qué podía hacer Dios.
Vincent le dijo que si creía que Dios podría ayudar en una situación de este tipo, se lo pediría.
Así Vincent oró en voz alta ayuda a Dios. Después del rezó Vincent notó una percha en el camino.
De alguna manera, él encontró la forma de romper el gancho de ropa en dos y usar una parte para conectar las terminales positivas y la otra parte para tocar las dos carrocerías.
El coche del hombre encendió. Miró a Vincent y le dijo: “Usted seguro tiene un Dios poderoso.”
Vincent dijo: “Claro que sí. Todo lo que tenemos que hacer es creer en Él”.
El hombre dijo: “Voy a tener que pensar en eso”, y se fue.
Dos días más tarde, Vincent recibe un cable de puente para su camioneta.
Pero hay más el 23 de diciembre de 1993. 
Poco después de las 11 del 23 de diciembre 1993, Vincent estaba en su camioneta regresando de visitar a un amigo cerca de Chattanooga.
A unos cuatro kilómetros de distancia de la casa del amigo, vio un camión junto a la carretera con un anciano, que estimó en alrededor de 75 años de edad, de pie delante de él.
Vincent fue siempre cuidadoso de detenerse junto a extraños, y cree que uno debe realmente ser guiado por el Señor para hacerlo.
Sin embargo él sintió que debía parar. 
Se acercó al hombre y le preguntó si le pasaba algo, a lo que el hombre respondió que tenía batería muerta. 
Vincent le preguntó si podía ayudar de alguna manera.


El hombre le pidió Vincent su cable de puente de la camioneta.
Vicente se sorprendió de que él dijera esto, como si supiera que Vincent tenía un cable de puente, especialmente desde que había obtenido recientemente uno.
El propio Vicente se había olvidado de que tenía el cable, pero cuando el anciano se lo pidió, lo recordó.
Estaba muy oscuro y Vincent tuvo que usar la linterna para ver y conectar su extremo del cable.
Luego se dio la vuelta para descubrir que el hombre ya había conectado su terminal del cable, incluso en la oscuridad y sin linterna.
Eso parecía imposible, y sobresaltó a Vincent.
Vincent dijo: “Tengo que hacer algo por primero.”
El hombre lo miró y dijo: “Lo hice ya.”
Y Vincent dijo: “¿qué?”
El hombre dijo: “Yo puse los ladrillos en sus neumáticos. Eso es lo que quieres, ¿no?” 
El hombre no tenía forma de saber que Vincent tenía dos ladrillos en su camioneta y que quería bloquear sus neumáticos con ellos.
Porque no se fiaba de su freno de mano, debido a que el equipo tendría que estar en punto muerto para arrancar el otro camión.
Vincent comprobó y descubrió que el hombre había puesto los ladrillos exactamente detrás los neumáticos como Vincent quería.
En este punto, Vicent estaba convencido de que no era una persona natural. 
Y después de la experiencia en marzo, Vincent había decidido que si alguna vez el Señor le daba el privilegio de otro encuentro con un ángel, tenía muchas preguntas que quería preguntar.
Pero una sensación repentina vendría sobre él y alguna fuerza hizo que su boca se mantuviera cerrada. 
Él no fue capaz de decir nada, sino sólo responder lo que el anciano quería o decía.
Vincent estaba listo para arrancar la camioneta, y el anciano dijo: “¿Podemos esperar en su camioneta hasta que mi camioneta quede cargada?”
Vincent estuvo de acuerdo y se sentaron en su camioneta.
El anciano habló primero y dijo: “¿Podemos orar?  Dios puede hacer milagros – incluso encender un coche con un gancho de ropa.” 
En el incidente anterior en el que Vincent usó la percha era un coche y no una camioneta.
Ante esto, Vincent se dijo a sí mismo que ese desconocido debía ser un ángel.
El anciano oró: “Oh santísimo y poderoso Dios que estás en el cielo, sabemos que estas viniendo muy, muy pronto.
.
Ayúdanos ahora en tu propio tiempo y forma. En el Nombre de Jesús, Amén….”
 

Vincent dijo que la voz del hombre era tan poderosa y segura que le producía escalofríos.
Después de la oración el hombre preguntó a Vincent, “¿No crees que el Señor viene pronto?”
Vincent dijo que sí.
Entonces el hombre dijo: “Él viene muy, muy pronto, y tenemos que estar preparados ahora y siempre.” 
Luego dijo: “¿Puedo usar la Biblia?” 
Vincent estuvo de acuerdo, entonces, sin ninguna palabra de Vincent el hombre metió la mano en la guantera de la camioneta de Vincent y sacó la Biblia, ya sabía dónde estaba situada.
El hombre le preguntó a Vincent, “¿Lees la Biblia.?”
Vincent respondió que él trataba de leerla todos los días.
El hombre dijo: “Eso es muy bueno. Es lamentable que muchos no hagan eso. Tener estudios de la Biblia es como estar en una habitación grande con muchas velas que se encienden.” 
Vincent sabía que tenía la respuesta de Dios sobre sus sueños seis meses antes.
Las velas apagadas significaban que mucha gente no pasaba mucho tiempo en el estudio de la Palabra de Dios.
Ahora Vincent no tenía absolutamente ninguna duda de que se trataba de un ángel.
Estaba muy oscuro, pero el hombre tomó la biblia del Rey James de Vincent, y sin buscar, volcó inmediatamente a la página exacta, de San Mateo, capítulo 24.
Entonces Vincent iluminó con la linterna en la página mientras el hombre leía el versículo 36: “Pero de aquel día y hora nadie sabe, ni aun los ángeles de los cielos, sino sólo mi Padre.”
Luego saltó al versículo 42: “Velad, pues, porque no sabéis a qué hora ha de venir vuestro Señor.”
Luego de nuevo, como si supiera exactamente dónde estaba la página, sin necesidad de buscarlo fue a Juan, capítulo 14, y leyó los versículos 1-3:
“No se turbe vuestro corazón. Creéis en Dios, creed también en mí.
En la casa de mi Padre hay muchas moradas; si así no fuera, yo os lo hubiera dicho. Yo voy, pues, a preparar lugar para vosotros.
Y cuando os preparare el lugar, vendré otra vez, y los tomaré conmigo, para que donde yo estoy, vosotros también estéis”.
Después increíblemente fue directamente a Apocalipsis 3, verso 11, y leyó: “He aquí yo vengo pronto. Retén lo que tienes, para que ninguno tome tu corona”.
Con eso, el hombre puso la Biblia en la guantera. Vincent reflexionó que los tres pasajes, y todo lo que el hombre dijo, era sobre el regreso del Señor.
Después de la lectura, el hombre dijo: “La camioneta está lista”. 
Puso en marcha la camioneta y Vincent dijo que lo seguiría por un tiempo para asegurarse de que todo estaba bien.
El hombre dijo: “Muchas gracias por su ayuda. Por cierto, he dejado un pequeño regalo para usted. Será suficiente para llenar su coche mañana“.
Eso era extraño, porque no había manera de que el hombre supiera que Vincent tenía un coche, además de su camioneta.
Vincent siguió una milla detrás de las luces traseras del hombre claramente a la vista, entonces, cuando iban en una curva, de repente desapareció de la vista. Él y su camioneta desaparecieron.
Pensando que su visión podría haberse obstruido por árboles o algo así, Vincent llegó incluso volver al día siguiente durante la luz del día para ver todo.
No había árboles ni nada obstruyendo su visión. No hubo ninguna explicación humana.
También al día siguiente, como siempre lo hace el viernes, Vincent llevó su coche a la estación de servicio para llenar el tanque con gasolina, para que estuviera lleno para el fin de semana.
Se había olvidado de lo que había dicho el hombre que había dejado “para llenar su coche mañana”. 
Vincent puso U$S 2,32  de gasolina en su coche, y luego trató de redondearlo a U$S 2,35 o U$S 2,40. Pero sólo lo pudo hacer hasta $ 2.34 y se detuvo.
Vincent se marchó para visitar la casa de un amigo, pero recordó que había dejado de regalo de Navidad de su amigo en su camioneta, así que se fue a casa.
Cuando llegó a casa, Vincent decidió limpiar un poco su camioneta antes de salir.
Al hacerlo, se encontró con algo de dinero en el asiento delantero, al lado del pasajero, debajo de la guantera. El dinero se componía de dos billetes de un dólar y monedas, exactamente U$S 2,34.

ENCUENTRO #4: TERCER ENCUENTRO DE VINCENT 
Vicente tuvo otra experiencia increíble en las primeras horas de la mañana del Domingo, 13 de septiembre 1998.
Él había estado trabajando hasta tarde terminar algunos trabajos urgentes.
Dejó el trabajo alrededor de la 1 am.
Cuando llegó fuera, de repente se dio cuenta de que había dejado las llaves sobre la mesa, pero no fue capaz de volver a entrar por el bloqueo automático de la puerta. 
Así que no ahora podía ni volver a entrar, ni conducir su camioneta. Él oró para que el Señor abriera su camioneta, pero no pasó nada.
Cruzó la calle hasta un teléfono público, pero descubrió que había sido objeto de vandalismo. 
Se acordó de su teléfono celular en su mochila y lo sacó. 
Vincent se dio cuenta de que había dejado la batería en casa para ser recargada (un viejo modelo), y no podía operar, por supuesto, sin la batería.
Sin embargo, él oró y pidió a Dios que le permitiera hacer una llamada. 
Tan pronto como él oraba, se dio cuenta de que el teléfono milagrosamente se iluminó, y llamó a un amigo para que lo recogiera.
El amigo accedió a hacerlo.
Vincent se sentó en una puerta del laboratorio y esperó.
Poco después, un coche de la policía condujo hacia arriba y se detuvo. El policía le preguntó: “¿Qué está haciendo?”
“Estoy esperando a un amigo” respondió Vincent.
Le dijo a la policía que su situación, sobre la oración para abrir su camioneta, y la llamada a su amigo.
El policía le respondió: “Tu amigo no está viniendo”
Se dio cuenta de la Biblia de Vincent, y añadió: “Es un buen libro para leer.” 
Alguno conversación se produjo en la que Vincent reveló su fe y su creencia de que el Señor viene “muy, muy pronto.”
El policía le respondió: “Creo que la venida del Señor está muy, muy cerca también.” 
En ese momento, llegó una llamada por radio de la policía y le dijo que tenía que irse.
Antes de irse, el policía dijo a Vincent, “¿Por qué no orar y pedir al Señor que abra la puerta de su laboratorio?”
Vincent dijo que lo vio salir, mientras oraba en silencio.
Vincent dijo:
“Apenas había terminado de orar cuando la puerta del laboratorio se abrió milagrosamente.
Inmediatamente me levanté y me volví hacia la puerta y me di cuenta de que alguien había empujado la barra de bloqueo y abrió desde el interior.
Me aferré a la puerta y me volví para mirar el coche de la policía y me di cuenta que no estaba, a pesar de que yo le había sacado mi ojo de encima durante unos pocos segundos”.
Vincent tomó sus llaves y se fue en su camioneta.
Él pasó por la casa de su amigo y se dio cuenta que sus vehículos estaban en la calzada.
Se supone que se debe haber ido a dormir, lo olvidó.
Vincent dijo que decidió ir a casa “creyendo que en realidad podría haber hablado con un ángel”, dijo.
Al día siguiente comprobó con su amigo a quien había llamado y que había prometido recogerlo. El amigo no recuerda nada de la llamada.
Aquí tenemos que:
(1) un teléfono celular que funciona milagrosamente sin batería,
(2) un policía misteriosamente aparece y desaparece, quien dijo “creo que la venida del Señor es muy, muy cercana”,
(3) el policía sabía de antemano que el amigo no recogería a Vincent,
(4) después de que el policía le dijo que rezara, una puerta que milagrosamente se abrió desde el interior a pesar de que no había nadie dentro,
(5) el amigo que le prometió recogerlo, ni él ni su esposa, recuerdan la llamada telefónica. Todo el episodio parecería sobrenatural.

ENCUENTRO #5: ÁNGELES DESCUBIERTOS CANTANDO CANCIONES DE LOS ÚLTIMOS TIEMPOS EN EL SERVICIO DE ADORACIÓN CHINA RURAL
Este es un tipo totalmente diferente de incidente con ángeles, pero con un mensaje similar y no menos poderoso.
En mayo de 1995 apareció este informe electrizante de un misionero en China por hace varios años. 
Para protegerse él y sus contactos en China, no se debe revelar su nombre.
Toda la provincia de Shandong, en el este de China (población: 57 millones), se encuentra en medio de un renacimiento.
Por temor a ser detenidos, los creyentes se reúnen en secreto en iglesias en las casas, a menudo con luz de las velas.
En una reunión de 1995 en Shandong, todo el mundo cantaba “en el Espíritu” juntos (1 Corintios 14:15), y no en su propio idioma, sino “según el Espíritu les pedía que hablasen”, todo en armonía, pero todos cantan con palabras diferentes. 
Alguien grabó la reunión..
Más tarde, cuando se reprodujo la cinta, se sorprendieron.
Lo que oyeron no era lo que había ocurrido allí en absoluto.
Sino el sonido de ángeles cantando en mandarín una canción que nunca habían escuchado antes.
Y con un acompañamiento musical que no había estado allí.
Cuando el misionero escuchó por primera vez la cinta, antes de que nadie le dijera de qué se trataba, exclamó: “Esos son los ángeles”.
En realidad, no había otra explicación.
Un cristiano chino tradujo la cinta. 
A continuación se presentan las propias palabras cantadas por los ángeles.
Ten en cuenta que las palabras expresan ideas con las que los campesinos chinos rurales no estaban familiarizados.
“El fin está cerca: Rescaten Almas”
El hambre es cada vez más crítica.
Hay más y más terremotos.
La situación es cada vez más siniestra.
las personas están luchando unos contra otros, nación contra nación.
Los desastres son cada vez más graves.
Todo el ambiente se está deteriorando.
Los desastres son cada vez más graves.
Los corazones de la gente son malos, y no adoran al Dios verdadero.
Los desastres son cada vez más graves.
Las inundaciones y las sequías son cada vez más frecuentes.
Hay más y más homosexualidad y enfermedades incurables.
Los desastres son cada vez más graves.
Los climas son cada vez más anormales.
La tierra está cada vez más inquieta.
Los cielos se han roto. La atmósfera está distorsionada.
Los desastres son cada vez más graves.
Estribillo:
El fin está cerca. La revelación del amor se ha manifestado.
Levántate, levántate, rescata a las almas.
El fin está cerca.
Levántate, levántate, rescata a las almas.
Fuentes:
Soy una fervorosa creyente de los ángeles. Si bien no se me han manifestado como en estos casos, yo los he visto hacer maravillas en mi vida cuando les pido algo. Por eso los difundo tanto. Mil gracias Bosquín Ortega por este maravilloso artículo. Dios y los ángeles te protejan siempre Amén Elsa.