sábado, 4 de junio de 2016

COMPARTIENDO: HERALDOS DEL EVANGELIO: REVELACIONES DEL SAGRADO CORAZÓN


Inefables muestras de amor del Sagrado Corazón de Jesús

 De sus latidos brota los mas sublimes e inefables sentimientos de amor por cada uno de nosotros. Conozcamos un poco este bello mensaje de amor para que así podamos corresponderle como merece tanta bondad


alacoque.jpg

Santa Margarita María de Alacoque es la santa por excelencia de la devoción al Corazón de Jesús. En repetidas ocasiones se le apareció Jesús con su Corazón ardiendo en llamas de amor, y descubriéndole este divino Corazón, que tanto ha amado a los hombres, y que nos espera en la Eucaristía. Le fue haciendo revelaciones extraordinarias y promesas con el fin de que podamos asegurar nuestra salvación y santificarnos con los tesoros de su amor.
La promesa más importante es la de los nueve primeros viernes de mes, pero también es importante la que habla de que dará paz a las familias y bendecirá los lugares donde sea expuesta y honrada la imagen de su Corazón.
Conozcamos algunas de las partes mas importantes de este mensaje de amor de Dios por nosotros.

Las Revelaciones del Sagrado Corazón

Primera Revelación principal (27 diciembre 1673):

Un día, estando delante del Santísimo Sacramento, me encontré toda penetrada por esta divina presencia, pero tan fuertemente que me olvidé de mi misma y del lugar donde estaba, y me abandoné a este Espíritu, entregando mi corazón a la fuerza de su amor. Me hizo reposar por muy largo tiempo sobre su pecho divino, en el cual me descubrió las maravillas inexplicables de su Corazón sagrado... Y me dijo: “Mi divino Corazón está tan apasionado de amor por los hombres y por ti en particular que, no pudiendo ya contener en sí mismo las llamas de su ardiente caridad, le es preciso comunicarlas por tu medio y manifestarse a todos para enriquecerlos con los preciosos tesoros que te estoy descubriendo”... Me pidió después el corazón y yo le supliqué que lo tomase. Lo cogió y lo introdujo en su Corazón adorable, en el cual me lo mostró como un pequeño átomo que se consumía en aquel horno encendido. Lo sacó de allí cual si fuera una llama ardiente en forma de corazón y lo volvió a colocar en el sitio de donde lo había cogido, diciéndome: “He ahí, mi muy amada, una preciosa prenda de mi amor, el cual encierra en tu pecho una pequeña centella de sus vivas llamas para que te sirva de corazón y te consuma hasta el postrer momento”… Y como señal de que la gran gracia que acabo de concederte no es pura imaginación, aunque he cerrado la llaga de tu costado, te quedará en él para siempre el dolor…
Quedé muchos días como abrasada toda y embriagada y tan fuera de mí que no podía reponerme para hablar, sino haciéndome violencia.(1)
Esta gracia de que acabo de hablar con motivo de mi dolor de costado, se renovaba los primeros viernes de mes en esta forma: “Se me presentaba el Sagrado Corazón como un sol brillante de resplandeciente luz, cuyos ardientes rayos caían a plomo sobre mi corazón, que se sentía en el acto abrasado con tan vivo fuego, que parecía me iba a reducir a cenizas, y en aquellos momentos era cuando mi divino Maestro me manifestaba particularmente lo que quería de mí y cuando me descubría los secretos de este amable Corazón.(2) 

Segunda Revelación principal (1674):

Se me presentó el Corazón divino como en un trono de llamas, más ardiente que el sol y transparente como un cristal con su adorable llaga. Estaba rodeado de una corona de espinas, que simbolizaba las punzadas que nuestros pecados le inferían; y una cruz encima significaba que, desde los primeros instantes de la Encarnación, es decir, desde que fue formado este Sagrado Corazón, fue implantada en él la cruz. Desde aquellos primeros momentos, se vio lleno de todas las amarguras que debían causarle las humillaciones, pobreza, dolor y desprecio que su sagrada humanidad debía sufrir durante todo el curso de su vida y de su sagrada pasión.

Me hizo ver que el ardiente deseo que tenía de ser amado de los hombres y de apartarlos del camino de la perdición, le había hecho formar el designio de manifestar su Corazón a los hombres con todos los tesoros de su amor, de misericordia, de gracia, de santificación y de salvación que contiene. Pero es preciso honrarle bajo la figura de ese Corazón de carne, cuya imagen quería que se expusiera y que llevara yo sobre mi corazón. Y dondequiera que esta imagen fuere expuesta para ser honrada, derramaría sus gracias y bendiciones...

Una vez, este Soberano de mi alma me mandó velar todas las noches del jueves al viernes durante una hora, postrada en la tierra con Él, diciéndome que me enseñaría lo que deseaba de mí. Esto tenía también por objeto reparar lo que sufrió en aquella hora en que, estando en el huerto de los Olivos, se quejó diciendo que sus apóstoles no habían podido velar con Él una hora... Me mandó comulgar todos los primeros viernes de cada mes para reparar los ultrajes que durante el mes ha recibido en el Santísimo Sacramento y me decía: “Tengo sed, pero una sed tan ardiente de ser amado por los hombres en el Santísimo Sacramento que esta sed me consume y no hallo a nadie que se esfuerce según mi deseo en apagármela, correspondiendo de alguna manera a mi amor”(3).

Jesús me dijo: “Hija mía, tu deseo de recibirme ha penetrado tan dentro de mi Corazón que, si no hubiese instituido este sacramento de amor, lo instituiría ahora para hacerme tu alimento. Me agrada tanto el que deseen recibirme que, todas las veces que el corazón forma este deseo, otras tantas le miro amorosamente para atraerle a Mí”(4).
Tercera Revelación principal (1674):
Una vez, estando expuesto el Santísimo Sacramento, después de sentirme completamente retirada al interior de mí misma por un recogimiento extraordinario de todos mis sentidos y potencias, se me presentó Jesucristo, mi divino Maestro, todo radiante de gloria con sus cinco llagas que brillaban como cinco soles; y por todas partes salían llamas de su sagrada humanidad, especialmente de su adorable pecho, el cual parecía un horno. Abrióse éste y me descubrió su amantísimo y amabilísimo Corazón, que era el vivo foco de donde procedían semejantes llamas.
Entonces, fue cuando me descubrió las maravillas inexplicables de su amor puro y el exceso a que le había conducido el amor a los hombres, de los cuales no recibía sino ingratitudes y desprecios.
Y como yo le manifestase mi impotencia, me respondió: “Toma, ahí tienes con qué suplir todo cuanto te falta”. Y al mismo tiempo se abrió aquel divino Corazón y salió de él una llama tan ardiente que creí ser consumida, pues quedé toda penetrada por ella y ya no podía soportarla, cuando le rogué que tuviera compasión de mi flaqueza. “Yo seré tu fuerza, me dijo, nada temas, pero has de estar atenta a mi voz y a cuanto te pido para disponerte al cumplimiento de mis designios. Primeramente me recibirás en el Santísimo Sacramento siempre que te lo permita la obediencia, por muchas mortificaciones y humillaciones que eso te produzca, las cuales debes recibir por mi amor. Comulgarás además todos los primeros viernes de cada mes, y todas las noches del jueves al viernes te haré participante de la tristeza mortal que tuve que sufrir en el huerto de los Olivos; esta tristeza te reducirá, sin que tú puedas comprenderlo, a una especie de agonía más dura de soportar que la muerte. Y a fin de acompañarme en la humilde oración que presenté entonces a mi Padre en medio de todas mis angustias, te levantarás entre once y doce de la noche, para postrarte conmigo durante una hora, con la faz en tierra, ya para calmar la cólera divina, pidiendo misericordia por los pecadores, ya para dulcificar en algún modo la amargura que sentí en el abandono de mis apóstoles, la cual me obligó a reprocharles que no hubiesen podido velar una hora conmigo, y durante esta hora harás lo que yo te enseñe (5).

Cuarta y última Revelación principal (16 de junio de 1675):


Estando una vez en presencia del Santísimo Sacramento, recibí de Dios gracias excesivas de su amor y sintiéndome movida del deseo de corresponderle en algo y rendirle amor por amor, me dijo: “No puedes darme mayor prueba que la de hacer lo que yo tantas veces te he pedido”. Entonces, descubriendo su divino Corazón me dijo: “He aquí este Corazón que tanto ha amado a los hombres, que nada ha perdonado hasta agotarse y consumirse para demostrarles su amor, y en reconocimiento no recibo de la mayor parte más que ingratitud, ya por sus irreverencias y sacrilegios, ya por la frialdad y desprecio con que me tratan en este sacramento del amor”. Pero lo que más me duele es que sean corazones consagrados a Mí los que así me tratan.

Te pido que sea dedicado el primer viernes, después de la octava del Santísimo Sacramento, a una fiesta particular para honrar mi Corazón, comulgando ese día y reparando su honor por medio de un respetuoso ofrecimiento, a fin de expiar las injurias que he recibido durante el tiempo que he estado expuesto en los altares(6).

Pomesas del Sagrado Corazón de Jesús a santa Margarita María de Alacoque para los que le tengan devoción y sean apóstoles de su divino Corazón.

1. Les daré las gracias necesarias a su estado (Carta N° 141 a su director).
2. Pondré paz en sus familias (Carta al padre Croiset, 10 de agosto de 1689).
3. Los consolaré en todas sus aflicciones (Carta N° 141 a su director).
4. Seré su refugio durante la vida y, sobre todo, a la hora de la muerte (Carta al padre Croiset, 16 de agosto de 1689).
5. Bendeciré abundantemente sus empresas (Carta N° 141 a su director).
6. Los pecadores hallarán misericordia (Carta a su hermano, el alcalde, junio de 1689).
7. Los tibios se harán fervorosos (Carta al padre Croiset, 15 de setiembre de 1689).
8. Los fervorosos se elevarán rápidamente a gran perfección (Carta N°141 a su director).
9. Bendeciré los lugares donde la imagen de mi Corazón sea expuesta y honrada (Carta a la madre Saumaise, 24 de agosto de1685; carta al padre Croiset, 10 de agosto, de 1689).
10. Les daré la gracia de mover los corazones más endurecidos (Carta N° 141 a su director y Carta al padre Croiset del 15 de setiembre de 1689).
11. Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de él. (Carta a la madre Greyfié, enero de 1686).
12. Te prometo en la excesiva misericordia de mi Corazón que su amor omnipotente concederá a todos los que comulguen nueve primeros ciernes de mes seguidos la gracia de la penitencia final, no morirán en mi desgracia y sin haber recibido los sacramentos. Mi divino Corazón será su refugio seguro en los últimos momentos. (Carta a la madre Saumaise de mayo de 1688).
13. No perecerá ninguno que se me consagre (Carta a la madre Saumaise, 24 de agosto de 1685).

Promesas especiales a las Comunidades religiosas


Jesús prometió que Él derramaría la suave unción de su ardiente caridad en todas las Comunidades en que fuera honrada esta divina imagen106.
Y prometió que, en las Comunidades religiosas en que fuere honrado y se pusieran bajo su especial protección, mantendría en ellas todos los corazones unidos para no formar sino un solo corazón con el suyo107. Y sobre aquellasComunidades que le conozcan y se coloquen bajo su protección, Él derramará abundantemente sus tesoros de gracias santificantes por la unción de caridad y la suavidad de su amor (7).
 sae.jpg
Fuente: Peña, P. Angel O.A.R, SANTA MARGARITA MARIA DE ALACOQUE Y EL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS. Lima, Peru

Gracias amigos del Heraldo del Evangelio. Dios los bendiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario