jueves, 24 de marzo de 2016

COMPARTIENDO: Manuel Llaneza. UN CUENTO REFLEXIVO

Un hombre de 92 años, bajito, y muy bien presentado, se traslada a un hogar de ancianos. 
Su esposa de 70 años murió recientemente, y él se vio obligado a dejar su hogar.
Después de esperar varias horas en el vestíbulo de la casa de retiro, el viejo sonríe suavemente mientras alguien le informa que su habitación está lista.
  Mientras camina lentamente hacia el elevador, usando su bastón, la persona que lo acompaña empieza a describirle su pequeña habitación, incluyendo la hoja colgada en la ventana que sirve de cortina.
  "Me gusta mucho", dice, con el entusiasmo de un niño de 8 años de edad, que acaba de recibir un lindo cachorro.
"Señor, pero si ni siquiera ha visto la habitación. Espere, en un momento estaremos allí"  
mensaje de vida: el viejo sabio

 "Eso no tiene nada que ver", responde.
"La felicidad es algo que yo elijo por adelantado, sin importar si me gusta o no. El ambiente no depende del mobiliario o la decoración, sino de cómo yo decido verlo..."
 "Ya decidí en mi mente que me gusta mi habitación. Es una decisión que tomo cada mañana cuando me despierto".
"Yo puedo elegir. Puedo pasar mi día en cama enumerando todas las dificultades que tengo con las partes de mi cuerpo que ya no funcionan muy bien, o puedo levantarme y dar las gracias al cielo por aquellas partes que todavía están trabajando en orden.
"Cada día es un regalo, y siempre que tenga la oportunidad de abrir mis ojos, me centraré en el nuevo día, y en todos los recuerdos felices que he construido durante ella".
"La vejez es como una cuenta bancaria. Uno retira en la vida posterior lo que ha depositado en el camino."


Mil gracias Manuel Llaneza. Es así como se tiene que proceder pero no es nada fácil, es para personas privilegiadas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario