miércoles, 30 de septiembre de 2015

30 DE SETIEMBRE SAN JERÓNIMO, TRADUCTOR DE LA BIBLIA. Colaboración Concepción Costantino

Eusebio Hierónimo de Estridón1 o Jerónimo de Estridón (Estridón, Dalmacia, c. 340Belén, 30 de septiembre de 420), san Jerónimo para los católicos y ortodoxos (en latín: Eusebius Sophronius Hieronymus; en griego: Εὐσέβιος Σωφρόνιος Ἱερώνυμος), tradujo la Biblia del griego y el hebreo al latín. Es considerado Padre de la Iglesia, uno de los cuatro grandes Padres Latinos. La traducción al latín de la Biblia hecha por San Jerónimo, llamada la Vulgata (de vulgata editio, 'edición para el pueblo'), ha sido, hasta la promulgación de la Neovulgata, en 1979, el texto bíblico oficial de la Iglesia católica romana.
San Jerónimo fue un célebre estudioso del latín en una época en la que eso implicaba dominar el griego. Sabía algo de hebreo cuando comenzó su proyecto de traducción, pero se mudó a Belén para perfeccionar sus conocimientos del idioma. Comenzó la traducción en el año 382 corrigiendo la versión latina existente del Nuevo Testamento. Aproximadamente en el año 390 pasó al Antiguo Testamento en hebreo. Completó su obra en el año 405. Si Agustín de Hipona merece ser llamado el padre de la teología latina, Jerónimo lo es de la exégesis bíblica. Con sus obras, resultantes de su notable erudición, ejerció un influjo duradero en la forma de traducción e interpretación de las Sagradas Escrituras y en el uso del latín como medio de comunicación en la historia de la Iglesia.
Es considerado como un santo por la Iglesia católica, la Iglesia ortodoxa, la Iglesia luterana y la Iglesia anglicana.

Se cuenta que estaba Jerónimo en la puerta de su cueva, cuando un hermoso niño se le acercó.
Jerónimo le preguntó:
-¿Qué haces en este lugar tan inhóspito?
- Quiero que me regales algo, respondió el niño.
-¿Qué quieres? ¿Algún escrito?
- ¿Eso solo y nada más me darías?
- Puedo darte una traducción, pero no es para tu edad.
- ¿Solo eso y nada más? Volvió a preguntar el niño.
- Puedo darte mis miserias pero te van a pesar.
- Jerónimo, Yo Soy Jesús, y eso he venido a buscar.

Mil gracias Concepción Costantino. Tú siempre nos mueves el corazón con tus escritos. Dios te bendiga.

No hay comentarios:

Publicar un comentario