jueves, 9 de julio de 2015

COLABORACIÓN: Ana Franceschini: 9 DE JULIO. DIA DE LA INDEPENDENCIA ARGENTINA



ADHESIÓN SOCIEDAD ARGENTINA DE HISTORIADORES - 2015
                                              
   Un nuevo aniversario de nuestra independencia nos "llama", nos inquieta, nos recuerda. Un pensamiento al Padre de la Patria, el General José de San Martín quien fue el gran promotor de la Declaración de la Independencia.  Su ejército estaba por cruzar los Andes y la jerarquía de la acción requería de una legitimidad solo proveniente de una nación independiente. No debía ser una gesta de rebeldes fuera de la ley. El  9 de Julio de 1816 le permitió en febrero de 1817 la epopeya de los Andes. ya estaba en condiciones de seguir la  acción  libertadora.  
   La ceremonia se realizó en la casa que el Estado había alquilado a la familia Bazán de Laguna, que es la que visualizamos cuando se habla del día de la Independencia.  Se había adoptado esta medida pues el Cabildo -que era el lugar donde hubiera correspondido-, estaba en refacción.  
   El Acta de la Independencia fue impresa en castellano, quechua y aymara.  El pedido fue realizado por el Congreso de Tucumán quien solicitó al Directorio que se impriman y se remitan a Tucumán, 3.000 ejemplares de los cuales: 1.500 se hicieron en castellano, 1.000 en quechua y 500 en aymara. Había que difundir el texto del Acta y la juren los funcionarios, el ejército y los pueblos. El pedido fue acordado en la sesión del 29 de julio de 1816 argumentando que tanto en el Alto Perú como en el Noroeste se hablaban esas lenguas.  
     Las Actas se redactaron a dos columnas, en castellano y aymara, y en castellano y quechua. Se publicaron por primera vez en dos periódicos de Buenos Aires: La Gazeta el 17 de agosto de 1816, y en El Redactor del Congreso, seis días después.  El diputado José Mariano Serrano, participante de la memorable sesión fue comisionado para que se remitan las traducciones de las Actas, las que se imprimieron en hojas sueltas.  La Imprenta Gandarillas imprimió en hoja suelta en castellano, el Acta y la Declaración de la Independencia. También fueron impresas las ediciones bilingües en castellano y quechua, castellano y aymara, ambas con la fórmula del juramento, en forma bilingüe y las notas explicativas.  Los ejemplares fueron remitidos al General Manuel Belgrano para que sean distribuidos en las provincias del Norte.
    El historiador argentino Bonifacio del Carril, investigador de esta temática en particular: Nuestra Declaración de la Independencia, concluye en su obra que: Las ediciones del Acta y la Declaración de la Independencia impresas en 1816 en La Gazeta, El Redactor; y las hojas sueltas de la imprenta Gandarillas -en las distintas lenguas-  "Deben ser consideradas ediciones primigenias, verdaderos incunables del  Histórico Documento". 
    El ejemplar aymara, se encontraba en el Museo de Luján, Provincia de Buenos Aires y fue trasladado y se expone en la Casa de Tucumán, Provincia de Tucumán.
                                                                                                               Lic. Ana Franceschini
Mil gracias Ana Franceshini. ¡VIVA LA PATRIA!

No hay comentarios:

Publicar un comentario