viernes, 1 de mayo de 2015

COLABORACIÓN: Aída Martha Castelan. SAN JOSÉ

 
El 18 de marzo de 2009, en Yaundé, el Papa Benedicto XVI dedicó su discurso de celebración de las Vísperas a su santo patrono. Concluyó dirigiéndose a todos los componentes del pueblo de Dios, que en José «no hay separación entre fe y acción»:

«La meditación sobre el itinerario humano y espiritual de San José nos invita a apreciar la magnitud de la riqueza de su vocación y del modelo que él representa para todos los que han querido consagrar su vida a Cristo, tanto en el sacerdocio como en la vida consagrada o en diversas formas de compromiso en el laicado.

En efecto, José ha vivido a la luz del misterio de la Encarnación. (…) José nos desvela el secreto de una humanidad que vive en presencia del misterio, abierta a él mediante los detalles más concretos de la existencia. En él no hay separación entre fe y acción.

Su fe orienta de manera decisiva su acción. Paradójicamente, es actuando, asumiendo por tanto las propias responsabilidades, como mejor se aparta él, para dejar a Dios la libertad de llevar a cabo su obra, sin interponer obstáculos. José es un «hombre justo» (Mt 1,19), porque su vida está «ajustada» a la Palabra de Dios.»

                                                                                  Papa Benedicto XVI

Hermosas palabras. Gracias Aída Martha Castelan. Que te mejores.

No hay comentarios:

Publicar un comentario