lunes, 23 de febrero de 2015

HISTORIA RELIGIOSA: Aída Martha Castelán. LAS CLARISAS DE LONGCHAMP

Isabel, hermana de san Luis, rey de Francia, tenía profunda devoción a la Virgen María. Al lado de su madre, Blanca de Castilla, pasaba mucho tiempo con los pobres y rezando. Por propia voluntad, no sería casada con el hijo del emperador de Alemania.

A la muerte de su madre, decide alejarse del mundo y pasar el resto de su vida en una choza, cerca del convento de Longchamp, que en 1256 había mandado construir en Paris, para las religiosas Clarisas; consagrándola a la “Humildad de Nuestra Señora”. Ahí llevaría una vida austera en la oración, sin hacer, no obstante, votos religiosos.

Después de 500 años de vida contemplativa en la “humildad de María”, las Clarisas de Longchamp fueron expulsadas por la Revolución francesa, que buscando erradicar la fe católica, expulsa a todas las órdenes religiosas y destruye el convento en 1792. Sin embargo, 200 años más tarde, en el mismo Longchamp, el Papa Juan Pablo II, durante las Jornadas Mundiales de la Juventud, reúne a más de un millón de jóvenes del mundo entero a rezar con él.
Una hermosa historia Aída Martha Castelán. Muchísimas gracias.

No hay comentarios:

Publicar un comentario